Soybuenosaires` Weblog


Análisis Mundialístico x 3

Por Flavia Dolce

Bleu, Blanc et Rouge. Ayer terminé de ver la trilogía del genial Kieslowski. Tres historias, tres valores, tres estandartes… del fútbol moderrrrno.

1-Fraternidad / Francia
Los astros no estuvieron alineados para el equipo dirigido por Domenech, quien se esforzó en mostrar la hilacha hasta el final. Su último gesto fue negarse a estrechar la mano del DT de Sudáfrica, el brasileño Parreira. Antes de eso dejó en el banco a la estrella del grupo, Thierry Henry, en momentos decisivos -porque el horóscopo de Leo no es compatible con el de Escorpio-, se peleó a los gritos con Anelka en un entretiempo y luego de eso al delantero le pusieron una estampilla certificada con dirección parisina, y en una conferencia de prensa dejó en claro que la decisión de sus jugadores de “no entrenar” era “una estupidez sin nombre”.
El equipo, en agradecimiento, se solidarizó con Anelka y mandó al cuerno a su entrenador. No en vano suele decirse que la unión hace a la fuerza.
2-Libertad / Argelia
Hay quienes gustan de marcar tendencia y en los mundiales hay de todos los gustos. Argelia se despidió del campeonato frente a EEUU, que clasificó para 8vos. Su performance fue de las más discretas, sólo consiguió un punto y el camino a casa fue como subirse al tren bala. La prensa argelina, despechada, criticó duramente al equipo desde el comienzo de la Copa. La periodista Asma Halimi iba rumbo a la conferencia de prensa cuando la sorprendió un cachetazo del delantero Rafik Saifi. Porque sí, por la calentura del momento, por hablar mal de él, tiempo atrás. Parece que el hombre es un férreo defensor de la libertad de expresión… pero no piensa lo mismo de la libertad de prensa. Y para no ser menos la chica se lo devolvió. ¡Habrase visto mujeres de arma tomar!
3-Igualdad / Australia-Grecia-Sudáfrica-Eslovenia
Ocupar la tercera posición en el grupo es lo peor que te puede pasar. Estuviste a un paso de la clasificación pero terminaste en el hotel armando las valijas.
La actuación de Australia en la Copa del Mundo fue pareja. Un triunfo, un empate y una derrota. Consiguió los mismos puntos que Ghana, que quedó segunda en su grupo, pero no le alcanzó. Es que a los australianos les avisaron que todos los goles cuentan y los muchachos pensaron en sumar los 3 que lograron más los 6 que recibió su arco.
Eslovenia terminó sudando hasta después de terminar el partido, ya que el boleto a la fase siguiente dependía del resultado del partido EEUU vs. Argelia. El gol norteamericano llegó en el último suspiro y los eslovenos se fueron a llorar a la iglesia.
Grecia perdió frente a Argentina. Pegó patadas, simuló faltas, se quejó incesantemente con el árbitro. El ferry esperaba en Port Shepstone, un viaje largo especialmente recomendado para calmar los nervios antes de pisar suelo patrio.
Sudáfrica, el primer país organizador de un mundial en quedar fuera del mismo en la primera ronda, se mantuvo fiel a su estilo… pura onda. No hubo vuelta a casa, están en ella y el fracaso no es una palabra de su diccionario. ¡Que suenen las vuvuzelas hasta el último encuentro!



Argentina 2 – Grecia 0: Palermo 10

Por Flavia Dolce

Tarde para el infarto. Dieciséis minutos me tomó llegar de la oficina a casa. Medialunas, alfajores, café, sillón, mantita y la servilleta de la cábala. Todo lo imprescindible para salir a la cancha.
Las variantes que Argentina probó frente a Grecia no fueron del todo desacertadas pero le faltó un poco más de la fiera que desgarra, para mi gusto.
Vi un Messi que me recordó a aquel que hacía pucheros en “Alemania 2006” y que solo brilló cuando Pastore entró en el campo los últimos 25 minutos del partido. Una marca personal, como la que le hizo Papastathopoulos, logró desmoralizarlo y eso es algo que un jugador de la calidad de Lionel no se puede permitir.
La Brujita no oyó decir al Bambi eso de que “¡eshta pelota vuela nenne, apenas la tocásh la mandásh a Nueva Zelanda!”, y sus pases fueron de los menos precisos, aunque algunos comentaristas de fútbol insistan con las buenas calificaciones. El bombazo que sacó el arquero greco por arriba del travesaño no basta, quiero aclarar.
Demichelis marcó el primer tanto argentino, luego de un cabezazo que rebotó en Milito –un 9 de partido deslucido-, y que volvió a encontrar para darle un zurdazo que casi rompe la red.
Grecia llegó pocas veces al arco de Romero y siempre de la mano de Samaras, un delantero de casi dos metros con la habilidad de uno de un metro y medio. Argentina, en cambio llegó por varios frentes, pero el túnel que Clemente dejó por el lado izquierdo le serviría al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para alargar la línea de “subte A” hasta Villa Luro.
Además de futbolera soy -por principios, por naturaleza y por elección- bostera. Me creerán si les digo que vengo pidiendo ver a Palermo tener sus cinco minutos de fama. Lo pedí el día del diluvio en las eliminatorias frente a Perú. Y lo pediría los lunes, en la canchita del barrio que lleva su apellido, cuando durante una hora sueño que soy el Patrón Bermúdez en su mejor momento.
Maradona le dio 13 minutos exactos. Trece Minutos que le sobraron para hacer lo que mejor sabe. Y dio ventaja, porque le pegó con la de palo. Yo le digo a Martín, en voz baja “guardá la zurda Titán, no la gastes de antemano, que vas a volver a entrar”.
¿Algún argentino podrá negar que el segundo gol lo gritó más que el primero? ¿O que no lo festejó como si fuera la definición de la final del Mundial? No me quedan lágrimas para llorar ni abrazos para dar. Pero me guardo la voz. Porque pienso dejar sordo al que tenga al lado la próxima vez que Palermo me haga gritar gooooool.

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos y está aprendiendo a manejar.



Feliz día, papi(s)…

Por Flavia Dolce

Todo comenzó en 1887, cuando Gaetano Dolce desembarcó del Buque Poitou en el puerto de Buenos Aires. En realidad comenzó en 1881, porque para cuando pisó suelo argentino Gaetano ya tenía 6 años. Salió de un pueblito de La Basilicata, en el sur de Italia para vivir el resto de su vida en una casa chorizo de la ciudad porteña.
A veces me gusta pensar que le debo a mi bisabuelo, a la transmisión de su sangre a través de las generaciones, el amor por la camiseta azzurra. Luego vino su afición por San Lorenzo, que pasó a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Y ahí quedó. Porque no hubo forma de que mi viejo nos convenciera a mi hermana más chica y a mi de que “no podíamos” ser fanáticas de Boca Juniors. El resto es historia.
El tano no llegó a ver el mundial de fútbol que se disputó, en 1978, en nuestro país. Claro, para ese entonces hubiese tenido 97 años. Menos a la segunda selección campeona de 1986. Hubiera llorado de alegría. Lo mismo que si hoy pudiera ver a los mediocres equipos que están jugando la Copa en Sudáfrica, también hubiera llorado, pero de bronca. Porque a Gaetano me lo transmitieron así como soy yo, sin términos medios. Me lo imagino en la reunión familiar, viéndolo por televisión, a los gritos limpios. Me lo imagino mangiando con las manos, la pera sucia de tuco –como todos los Dolce–, lo veo con los pelos revueltos y grises puteando al árbitro que cobra mancha (como el guatematelco que esta mañana dirigió Italia vs. Nueva Zelanda).
Y al imaginarlo, indefectiblemente pienso en mi viejo, en “sus pelos revueltos y grises”, a miles de kilómetros de casa, que se ríe cuando lo reto porque se va a clavar un guiso de lentejas mientras espera el turno de Brasil vs. Costa de Marfil. El gordo también mangia con las manos y muestra orgulloso su pera chorreando. Y grita y putea y casi se muere el día que quedamos fuera de un mundial –allá por 1998 en Francia– cuando Orteguita le metió un cabezazo a lo jujeño al arquero holandés Edwin Van der Sar y lo echaron.
A Robertito “el nene” Dolce, a don Roberto que nos dejó el año pasado y hoy descansa tranquilo en las aguas del río Quequén, al bisabuelo Gaetano y a Paolo, que parió a Gaetano y lo trajo de la mano hasta Argentina, gracias. Y feliz día del padre.



Guía práctica femenina para la adquisición de conceptos futbolísticos

Por Flavia Dolce

Mujeres, he aquí varios ejemplos cotidianos que nos ayudarán a comprender e interpretar el universo mundialista y/o futbolero.

1- Llegás a la cocina y enganchás a tu marido mojando el pancito en la salsa para los ravioles, ahí nomás cobrás un OFF SIDE.

2- Hiciste desastres con la Visa y por más que trataste de ocultarlo entrás a tu casa y tu chico te está esperando con un cafecito y el resumen de la tarjeta en la otra mano. Acabás de provocar una FRACTURA EXPUESTA DE TIBIA Y PERONÉ.

3- Domingo a la mañana, el flaco está tirado en la cama leyendo el diario y pretende que vayas a comprar facturas. Te hacés la desentendida y te vas a pegar una ducha (si él te dice algo le contestás ¡no te escuché!). En este caso estarás haciendo un DRIBLING.

4- El muchacho se hace el gracioso contando que el otro día te llevó a manejar y cuando te dijo que iban hacia los conitos vos preguntaste ¿acá cerca hay un McDonald’s? Entonces abrís la boca y contás a todos sus amigos aquellas intimidades inconfesables que lo harán quedar en ridículo. Eso se llama BARRIDA.

5- Te pasa el teléfono y te anuncia “la bruja” (por tu vieja). Pedís disculpas a tu mamá diciendo que estás hablando por celular y que la llamás en 5 minutos, y después te despachás a gusto y piacere con el señor en cuestión. Cobraste un PENAL.

6- Estabas por ir a almorzar a lo de tu hermana pero cuando querés salir sentís detrás tuyo una fuerte presencia. Al darte vuelta ves a tu media naranja, con postura sexy, en calzones, bufanda y medias, que te dice: ¿no querés quedarte un ratito más? Mujer argentina, eso es hacer un GOOOOOOOL.

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos y está aprendiendo a manejar.



Triunfazo made in Argentina

Por Flavia Dolce

Argentina soleada, salí a la calle a las 10:25 de la mañana, rodeada de un profundo silencio. Por la otra vereda una señora mayor paseaba al perro. Cuando levanté la vista para mirarla me regaló una sonrisa de oreja a oreja y agitó en su mano un trapo celeste y blanco en señal de saludo mudo. Eso duró sólo 50 metros; al llegar a la esquina de Salguero y Mitre un tropel de autos invadió la calle a puro grito, bocina y banderitas.
Dudé si llorar ahí mismo o correr el 151 que ya estaba en la parada. En el colectivo se repitieron las caras de todos los días, pero dos hora después; y nos miramos cómplices, como diciendo ¿vos también te quedaste a verlo? Así llegué a la oficina, entre vuvuzelas automovilísticas.
Escuché decir a algunos que los argentinos nos colgamos de cualquier festejo. Es probable, y me incluyo. Nos alegramos de que Baldassi sea el árbitro mejor calificado del Mundial, de que Higuaín –con los 3 goles que anotó hoy– pase a ser el goleador de la Copa, del 3 a 0 de Uruguay contra Sudáfrica, de que Maradona sea aplaudido por un estadio repleto en Johannesburgo por parar una pelota que se fue por la banda lateral con un taco de calidad y hasta de que un relator de fútbol le diga a su comentarista “abráceme, no sea tímido”.
Sí, Argentina ganó y ganó bien. Un descuido, como el de De Michelis, puede ser desastroso y puede hacer envalentonar al adversario… pero para eso le pedí al Diez (muy cómoda desde el sillón del living) “poné a Bolatti la p… que te p…”, agitando la manito y con cántico incluido. Y él me escuchó. Gracias Diego.



Red hot CHILE Peppers

Por Flavia Dolce

Los equipos sudamericanos han pisado ya el verde césped sudafricano. Con pequeñas diferencias hasta aquí han desempeñado un buen papel en la Copa del Mundo.
La mayoría logró llevarse los 3 primeros puntos a casa, excepto Uruguay y Paraguay que sólo consiguieron 1. Aun así no debemos olvidar que los dos equipos tuvieron como rivales a las potencias europeas, Francia e Italia.
Despuntó la mañana del miércoles con un gol del chileno Beausejour frente a un Honduras por demás tímido, que casi no tuvo llegadas al arco custodiado por el bravísimo Bravo.
Un sólo equipo pudo verse en la cancha durante los 90 minutos. La Roja demostró su mentalidad hasta la última jugada, cuando fue al ataque con cinco jugadores a menos de un minuto de llegar el silbato marcando el final del encuentro y consiguió su primera victoria en un Mundial desde 1962.
Mañana llegará el turno de Argentina que, a partir de las 8:30 –hora en nuestro país–, disputará su segundo partido con Corea del Sur. Esta noche tengo pensado prepararme física y espiritualmente, con una cena ligera y un sueño reparador… El recuerdo de las camisetas naranjas y de los torneados cuerpos de los costa marfilenses harán el resto.

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos y está aprendiendo a manejar.



Música para camaleones

Por Flavia Dolce

Hasta acá el espectáculo mundialista es por demás discreto. Excepto la goleada de Alemania (ante una Australia perdida, que lo más lindo que mostró dentro de la cancha es la vestimenta) y algunas ráfagas de genialidad desplegadas por Argentina. Ayer fue el turno de Italia vs. Paraguay, el partido más parejo de todas las jornadas a mi entender. No pareció un debut, parecía que estaban jugando ya el pase a 8vos de final. Los dos lo querían ganar y el empate fue un justo final. Hoy veremos si Portugal (que enfrenta a Costa de Marfil) y Brasil (que se presenta frente a un Corea del Norte que la última y única vez que jugó un mundial fue en 1966) marcan la diferencia.
Anoche, escuchando Twin Peaks, reviví en mi cabeza el gol del paraguayo Alcaraz, en cámara lenta, saltando por sobre dos camisetas azzurras y metiendo el cabezazo que abriría el marcador. No pude imaginar el de De Rossi; hubiera necesitado sonando a Ennio Morricone, con esa adrenalina que casi hizo que, además de la pelota, terminaran adentro del arco los defensores desesperados por cortar la jugada, el arquero que tuvo una salida pésima y el mismísimo italiano.
Así se juega una copa del mundo, señores. Forza Italia!… pero, ojo, cuidate de cruzarte con la albiceleste. ¡Vamos Argentina!

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos y está aprendiendo a manejar.



Argentina 1 – Nigeria 0

Argentina ya jugó su primer partido. Mañana lluviosa, de mate ligero, preparando cábalas. Andrés y Susi llegaron a horario, con un vinito para compartir en el almuerzo.
Elegimos sitio para sentarnos y no lo cambiamos durante los noventa minutos.
La pelota se puso en juego y los comentarios no se hicieron esperar. Hay un lugar común en el que se suele caer en relación con las mujeres y el fútbol. Se nos critica de no entender las reglas del juego, de hablar en los momentos críticos, de hacer preguntas obvias y/o inadecuadas; de cruzarnos frente al televisor en medio de una jugada decisiva y hasta de no saber los nombres de la formación completa del equipo. Reconozco que algunas de estas cosas pueden suceder (eso sí, ¡en mi casa nooooo!) pero lo que nunca se cuenta es de qué hablan los hombres mientras rueda la pelota.
Argentina vs. Nigeria fue un partido rápido y entretenido durante la primera media hora de juego, luego nos costó mantener en nuestro poder el balón y el sector derecho –por el que debían marcar Gutiérrez y Demichelis- por momentos se convirtió en el Brooklyn Bridge; los nigerianos entraban por ahí caminando, en auto y en tren. Ganamos 1 a 0 pero tuvimos chances claras para agrandar la diferencia. No se dio.
Entre jugada y jugada, de la platea masculina, salieron frases como estas:
-¿A éste le robaron las valijas en el aeropuerto? (por Sergio Hendler vestido con camiseta de mangas largas a rayas).
-Es más linda Giannina que “la Dalma”
-¡Vamos capo! (por el pipita Higuaín)
-Este muerto vale millones de euros y no puede hacer ni un gol (por Higuaín, cinco minutos después)
-¡Qué maleta que es Heinze! (un minuto antes de que haga el gol)
-Vignolo está siempre al palo
-¡Ahhhh mirá a Diego de traje! (lo dice una mujer y el hombre contesta) ¡es que se lo pidieron Dalma y Giannina!
-No puede ser más feo ese pibe (por Di María)
-La lista de próceres es así: primero viene San Martín y después Palermo
-¡La tenés adentro! (se gritan entre los hombres) ¡noooo, vos la tenés adentro!
-¿Quién se va a querer empomar a Bilardo?
-Che, pobre Cerati, se está perdiendo el mundial (el otro contesta) igual, nunca le gustó mucho el fútbol
-¿De qué estarán hablando el negro Enrique y Mancuso? (otra vez contesta el otro) seguro que le está diciendo ¿qué hacemos esta noche?
-¿El negro Cáceres se rehabilitó?

Las chicas, para no ser menos:

-Noooooo, mirá lo que se erró ese pibe!!! (el arquero nigeriano le tapa un mano a mano a Messi)
-Daleeeee Tévez!!! Te re banco
-Parece el petiso orejudo! (le contesta al que habló de Di María)
-Estás diciendo una redundancia (le contesta al que habló de Palermo)
-¡Ehhhh! ¿cuándo sacás la amarilla?
-¿Cuatro minutos adicionaron? ¿qué rompimos?

Nunca falta la anécdota de Cherquis Bialo diciéndole a Elio Rossi “yo me tiño porque tengo con qué y no uso tiradores porque tengo sentido del ridículo” ni la colgada que se quedó dormida y toca el timbre dos minutos antes de que termine el encuentro diciendo ¡Qué buen partido!



¡A rodar, a rodar!

Por Flavia Dolce

Hoy empieza a rodar el balón. Dos encuentros llenos de pasión y buen fútbol vendrán de la mano de Sudáfrica vs. México –que se jugará en el estadio Soccer City en Johannesburgo- y Uruguay vs. Francia –a disputarse en el estadio Green Point en Ciudad del Cabo-. Desde las 9 AM, hora en Argentina, y con una fiesta inaugural que promete ser inolvidable, la historia del Mundial de Fútbol 2010 comenzó a escribirse. Un dato no menor dio Joseph Blatter, el titular de la FIFA, al afirmar que “el mérito de que la Copa del Mundo se celebre en Sudáfrica es de un solo hombre, y ese hombre es Nelson Mandela”, y confirmó que el ex presidente de este país estará presente en la fiesta de inauguración.
Mientras tanto, Argentina aguarda su debut frente a Nigeria. Las voces se van silenciando. La euforia detiene la marcha para tomar nuevo impulso, va quedando guardada en las mejillas de cada argentino, a la espera de un grito unánime de gol.
Por ahora sólo D10s (léase Diego Armando) habla y dice, “en entrevistas exclusivas”, que los adversarios, para ganarnos, van a tener que dejar la vida en la cancha. Yo le creo.

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos y está aprendiendo a manejar.



A brillarrrrr

Por Flavia Dolce

Hoy podremos disfrutar del concierto inaugural del Mundial de Fútbol 2010, que se transmitirá desde el estadio Orlando (localidad de Soweto) al suroeste de Johannesburgo.
La presentación estará a cargo de Benny McCarthy –jugador del West Ham–, la estrella sudafricana que se quedó afuera de la convocatoria y del ex defensor de la selección local, Eber Ludueña… Ah, no, perdón, Lucas Radebe.
Si bien hasta ahora escuchamos en reiteradas oportunidades los nombres de Shakira (con su Waka Waka), Juanes y Black Eyed Peas como las atracciones del show, también podremos disfrutar de artistas locales no menos importantes. Entre ellos actuarán los “Blk Jks” –se pronuncia Black Jaks–, un grupo catalogado como hip hop, aunque algunos lo explican como una interesante fusión de reggae & jazz. También estarán los rockeros “The Parlatones” y el activista político/poeta/cantante folk Vusi Mahlasela, entre otros.
Pero África, tierra de sangre caliente, no pudo esperar al concierto pactado desde hace meses. Ayer, utilizando cuanto medio de comunicación hubo al alcance, logró convocar a todos los ciudadanos a participar del Bafana Bafana Day, en honor a la selección de fútbol sudafricana, más conocida como los Bafana Bafana, que en zulú significa “los muchachos” (que no es lo mismo que “lo’ muchachó peronissssta”). Hicieron una argentinada, gente por doquier en las calles, nadie permaneció en su puesto de trabajo… Y sí, inventaron un feriado y todo el mundo a disfrutar.
¡Que suenen las vuvuzelas (cornetas) que la fiesta ya comienza!

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos y está aprendiendo a manejar.