Soybuenosaires` Weblog


Con “F” de Futbolera, con “F” de Final

Foto: Néstor Beremblum

Por Flavia Dolce

Si Homero reviviera por un momento reclamaría los derechos de autor de la Copa Mundial de Fútbol 2010, un plagio claro de “La Ilíada”.

Después de un mes de lucha se disputó el combate final entre aqueos y troyanos, en el que se desató una peste que asoló los 121 minutos que duró el encuentro. Howard “la peste” Webb, quien dirigió el partido entre España y Holanda, olvidó su control ocular del semestre y se le hizo imposible ver las reiteradas faltas que, debidamente amonestadas, deberían haber dejado a la naranja mecánica con dos bajas en menos del primer cuarto de hora.

Durante la semana previa el adivino Paul fue constantemente consultado sobre el resultado del partido y vaticinó que “la Roja” se erigiría vencedora. Al preguntársele en una conferencia de prensa al jugador Marchena sobre el pronóstico del oráculo, este respondió “es un pulpo, no puedo decir más”.

Ambos bandos batallaron de manera aburrida, con casi nulas aspiraciones al gol. Esto hizo enloquecer a los dioses que, en un rapto de “todos contra todos”, decidieron interponerse en el juego a favor de unos y otros para divertir un poco a la platea que miraba indignada las 14 tarjetas amarillas que volaron por el aire.

Ateneas se unió a Casillas para sacar al corner una pelota que Robben aún se pregunta cómo no entró en el arco español. Más tarde Poseidón se interpuso ante Villa cuando sólo tenía que darle el empujoncito final al balón, entre un desorden de piernas holandesas.

La herida de muerte a Holanda llegó a los 115 minutos tras un derechazo de Iniesta (o Aquiles, el de los pies ligeros), quien devolvió la alegría al pueblo español y consiguió llevar a casa, por primera vez en su historia, a la bella (cual Helena) copa FIFA.

BONUS TRACK – SUDÁFRICA 2010

  • El reconocimiento al mejor jugador del torneo fue para el uruguayo Diego Forlán, figura indiscutida en Sudáfrica.
  • Argentina consiguió el quinto puesto en la tabla final de posiciones y por primera vez en muchos años por encima de su eterno rival Brasil, que quedó en el sexto lugar.
  • El premio Fair Play se lo llevó España y su arquero, Iker Casillas, fue homenajeado con el “guante de oro”.
  • Ranking de los “menos  populares” del certamen: Toti Passman; Fernando Niembro; la “Jabulani” y el número 11 de Alemania, Miroslav Klose.

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos… y aprendió a manejar.

Anuncios


El pulpo la tiene clarísima

Por Flavia Dolce

¿Qué importa quién levante la copa de campeón el domingo? ¿Cabe alguna duda aquí que el único que ha tenido un 100% de efectividad, desde principios de junio, es un pulpo? No quisimos creerlo, nos resistimos hasta el cansancio. Pero Paul tenía la posta.
A unas pocas horas de terminado el partido que disputaron España vs. Alemania, nos quedamos en la eterna duermevela, la cara estrellada en la almohada, sin comprender a qué le tuvimos miedo. No era el hombre de la bolsa, era el rival archiconocido que, como sucede en general con Boca Juniors al enfrentar a River, muestra la camiseta y al otro le empiezan a temblar las piernas.
Ayer quedó clarísimo que el juego de Alemania, a pesar de haber sido inflado por los comentarios de reconocidos periodistas deportivos, no cambió demasiado con los años. Hubo un momento de confusión en el que creímos ver un equipo con toques y control de pelota. Pero no.
Es la misma Alemania mezquina, fría, calculadora, rápida en el contragolpe pero con un 0 en creatividad. No le dejes espacio, no dejes que se adueñe de la pelota porque te pasa lo que a nosotros. Te la manda a guardar.
España jugó mejor, jugó el “juego bonito” que tanto admiramos. A mi gusto le falta el delantero con definición pero sus volantes de contención son la envidia de cuantos se presentaron en Sudáfrica. La suerte ya está echada, este domingo habrá un país que por primera vez en su historia podrá llorar de alegría y dar la tan esperada vuelta olímpica.
Queda esperar que pase el fin de semana para que el globo se desinfle y esos monstruos que llamamos estadios se vacíen, se apaguen las vuvuzelas y terminen las transmisiones vía satélite. Una vez más el todopoderoso silencio será el único que reine.



Se va, se va…se fue

Por Flavia Dolce

Cayó el telón para la ilusión finalista uruguaya. Cayó como  un típico cierre de Bugs Bunny, que se va pero sin ganas, funde a negro y vuelve a aparecer preguntando “qué hay de nuevo”. Uruguay volvió a su propio entierro para decir “todavía no terminé”… y metió otro gol para cerrar el 3 a 2 con olor a victoria naranjú. Se ve que algunos gustan de tener la última palabra.
“El paisito” tiene contratado al maestro Tabárez por cuatro años más. Argentina tiembla de sólo pensar todo lo que puede llegar a pasar de acá a cuatro años.
Mientras en la previa era uno solo, en el post casi todos sentimos que no hay forma de no “tener algo adentro”. Habrá que esperar una lectura tranquila de nuestro, hasta nuevo aviso, DT Diego Armando, sobre la actuación del equipo en el torneo mundial y su relación con los resultados obtenidos. Habrá que dejar pasar las horas, quizá los días, para entender qué pata le falta al rengo. Mientras somos considerados uno de los mayores proveedores de cracks sólo logramos formar equipos que hacen ese ruido al quebrarse, al desmoronarse. Seremos lo que queramos ser. Clase de Psicología I.
Suelo pensar que para todo lo que nos pasa hay un motivo irrefutable. Y es posible que un poco de esto tenga impregnado el “ser nacional”. No buscamos la forma, el camino para llegar a donde quisiéramos sentarnos a descansar, a gozar, a disfrutar. Llegamos. Y ahí empezamos a revolver en el cajón para hacer una lista de los motivos por los cuales estamos ahí.
1- Somos superiores
2- Somos superiores
3- Somos superiores
O no llegamos a ningún lado (claro, los términos medios los dejamos para otro día). Y tan ansiosos somos que ese listado lo tenemos hecho de antemano. Y es más largo y detallado. Porque a eso de ser “los peores” tampoco nos gusta que nos gane nadie.



No llores por mí, Argentina

Por Flavia Dolce

Hoy la gran alma argentina luce su crespón. Siamo fuori della copa.
La euforia dio paso a la reflexión. Un momento para pensar seriamente en la actuación del equipo durante el mundial y capear la tormenta de lágrimas que finalmente no llegó.
Fuimos derrotados por Alemania por 4 a 0. Durísimo, contundente, lapidario. Quisimos ganarnos el papel principal y apenas conseguimos uno de extras y sin bolo.
Hinchamos por Paraguay. También perdió con España, en el último minuto. ¿Y si enderezamos la nave y partimos? Del gran conglomerado de sudamericanos que pretendían llegar hasta las últimas instancias quedó uno. Uruguay, el que se metió por la ventana.
Ya pasé por el supermercado. Una botella de martini rosso, otra de gin, algunas limas, vodka, jugo de naranja, fernet, coca-cola, cerveza. Todo junto al lavarropas, que se mezcle bien, y me agarro la mamúa de mi vida.
No iremos a saltar a la Plaza de Mayo pero al menos podemos ir a Ezeiza a buscar los alfajores que trae Garcé. No tendremos una final Argentina vs. Brasil pero puede que haya fiesta en el avión que trae de regreso a ambas selecciones. No habrá 4 equipos sudamericanos disputando los primeros 4 puestos, pero es claro que a nuestra defensa no le alcanza marcar con 4 (ni con 5, ni con 6).
De pronto, los titulares de todos los diarios del mundo hablando de nosotros. Argentina se fue humillada, Tschüss Maradona, Nos pusieron la tapa, son algunos de los más dolorosos. Y nuestro complejo de inferioridad, el mismo que ayer nos alentó a andar a los bocinazos por los cien barrios porteños a eso de las 2 de la tarde, nos agarra de la camiseta en su último intento de evitar que chusmeemos lo que dicen los medios brasileros. Ufa! Maradona não ficará nu no Obelisco. Así nomás. Y nosotros tan melodramáticos. Más de uno debe haber pensado menos mal que no pasamos porque iba a ser un papelón yo en bolas y con estos rollos haciendo el aguante al Diego en la 9 de Julio.
Mientras escucho por 10° vez la conferencia de prensa del DT y desaparece el último alfajor jorgito, un sobre se escurre por debajo de la puerta. Reviso el resumen de la tarjeta de crédito y compruebo que no quedan 58 mil cuotas por pagar de un LCD.
Traigan al cobayo, a la foca, a la cotorra, al tortugo y a Otamendi. Esta noche los ajusticio con un video de Vilma Palma e vampiros.



Você Abusou

Por Flavia Dolce

Mientras tipeo me resulta bastante difícil concentrarme en cualquier otra cosa, más cuando se trata de “La restauración nacionalista”, un libro temprano de Ricardo Rojas. Además de eso, viernes. No creo que haya ser humano capaz de llegar feliz a la oficina el último día de la semana, con el mamotreto ese esperándolo en el escritorio y dos de los partidos de fútbol más esperados en el año por jugarse en unos instantes. ¿Llamo a mi jefa y digo que me enfermé, que me caí en la calle antes de tomar el colectivo, que me quedé dormida (y recién desperté a las 6 de la tarde, porque el celu lo había apagado y el despertador se quedó sin pilas), que me quedé encerrada en casa porque mi garoto se llevó los dos juegos de llave y no lo puedo ubicar por ningún lado? En fin, improvisé un flequillo de costado con un invisible y salí al Londres metropolitano a las 9 en punto, como todos los días de D10s.
Brasil y Holanda en la cancha. Gol de Brasil. El café con leche se enfría, olvidado junto a la computadora. Falta de Luis Fabiano. Dani Alves patea al arco. Termina el primer tiempo. Falta amarella. Falta naranja. Falta amarella. Gol en contra de Felipe Melo. La pucha, están 1 a 1. Eyyy voce, toca a bola!! ¿Y si La naranja mecánica se manda un batacazo? El favorito se desvanece. Corner para Holanda. Dos cabezazos en el área es gol. Sí, gooooool. Apago la radio porque quiero que el resultado quedé congelado en este inesperado 2 a 1. Dieciocho minutos con dos naranjas en la garganta. Bocinas en la calle. Holanda es semifinalista.
Ma´ si, llamo a la parrillita, hay que festejar ¿que son unos mangos más o unos mangos menos? Ricardo me espera para hacer juntos la digestión, y para torrarnos unos minutos aprovechando que estoy sola por un rato. El viernes se consume rápidamente.
Pronto la radio me regala el partido más emocionante, hasta hoy, de la Copa del Mundo. Uruguay y Ghana juegan parejos. Tiro de esquina para los africanos. Primera tarjeta amarilla del partido. Saque de arco. Muntari convierte un gol para Ghana. Me quiero morir. Final de los primeros 45. Salgan de una vez! Ida y vuelta. Ghana mejor que Uruguay. Tiro libre. Va la Cachavacha Forlán. Goooool. Alivio. Ghana lo quiere ganar. Empieza a cascotear el rancho. Que termine ya! Penal para Ghana en el último minuto y la requetemilparió! Travesaño. Penales. Muslera ataja dos. El loco Abreu patea. La pica, cámara lenta. Uruguay adentro.
Lloro en el colectivo, la gente festeja como si hubiera jugado Argentina. Qué manera de abusar de mi pobre corazón.



Rezo por vos

Por Flavia Dolce

La última etapa del mundial, en la que incluyo 4tos, semifinal y final suele vivirse de manera dramática, con altos niveles de adrenalina. Una semana vertiginosa. Sin embarg, hay un intermezzo que va de 8vos a 4tos en que encontramos días donde no se televisa ningún partido y, los fanáticos del fútbol, nos sentimos intensamente perdidos. Nos preguntamos qué hacer, en qué ocupar el tiempo. Tuve el tupé de indagar en el pensamiento ajeno, como una manera de sentirme acompañada… ¿a alguien más le pasaba lo mismo que a mí? Y grande fue mi asombro cuando obtuve respuestas como “hay que concentrar para el partido”, “intensifiquemos las prácticas de tiros libre y penales” o cosas por el estilo. Tampoco faltó un atrevido “viví, flaca, viví”. Eso trato, pero el corazón se me sale por la boca. Hasta busqué listas de películas que se emitieran en el cine a eso de las 11 para ocupar mi mañana del sábado y evitar el agujerito en el estómago.
Ilusa, creí que yo solita estaba pensando en estas paparruchadas… Luego vinieron las noticias y filmaciones de un pulpo en un acuario alemán que predice, cual oráculo, los resultados de los partidos de su equipo, hasta ahora con un acierto del 100%. Descartados estaban la mona y el hipopótamo de un ignoto zoo germano, ya que habían errado sus predicciones en otros encuentros y ahora no gozan de la confianza que genera el molusco.
Argentina no podía quedarse atrás y salió con los tapones de punta. Esta mañana un canal de televisión pasó hasta el cansancio el video de un tortugo de 70 años que señaló con su aleta la bandera albiceleste, de lo cual infiere que Argentina sería la vencedora del partido con Alemania. Con idéntico éxito presentaron a una cotorra que tomaba con el pico un banderín con los colores nacionales mientras dejaba intacto el rojo/amarillo/negro.
Lo único que falta es que cuando llegue a casa, en un rato, me encuentre una hormiga en la mesa de la cocina que me diga muy suelta de cuerpo “si pasás el trapo antes de que me coma estos granitos de café y azúcar perdemos” y yo, muy obediente haré reverencias a la hormiga y la dejaré hacer, mientras me pongo a ordenar el cuarto y a estudiar de memoria la oración que anda rondando en el ciberespacio. Vamos, todos conmigo:

Padre nuestro que estás en Sudafrica, santificado sea Maradona.
Venga a nosotros el quinto partido.
Hágase tu voluntad tanto en el cuerpo técnico como en los jugadores.
Danos hoy nuestro gol de cada día.
Perdona a nuestras defensas, como también nosotros perdonamos al árbitro que nos ofende.
No nos dejes al borde de la eliminación.
Y … llévanos a la final. ¡AMEN !



No me pidan que cabecee…

Por Flavia Dolce

Aunque la noticia no fue difundida aún, una fuente confidencial cercana al plantel brasileño, me contó que el equipo de Dunga viajó con un grupo extra de 23 personas llamado “o ponto de apoio”.
Todos los integrantes de “O ponto…” son cabeleireiros, más conocidos por nosotros como peluqueros, cuya función principal consiste en lograr que los jugadores salgan a la cancha en óptimas condiciones estéticas y ganen los partidos, como hasta ahora, sin despeinarse.
Se acabó el sueño chileno en la Copa del Mundo 2010, también el eslovaco. Brasil y Holanda pasaron ayer la prueba y están en 4tos de final. Hoy se definirán los últimos dos equipos que dirán presente en la siguiente ronda. Se vendrá el clásico europeo España vs. Portugal y confiemos en que los 11 del Tata Martino despida a los japoneses con un respetuoso “Sayônara”.

SoyFutbolera, la mirada precisa de una mujer apasionada por el fútbol que sabe lavar los platos y está aprendiendo a manejar.